¿Qué ver en La Paz, Bolivia?

LA PAZ: ¿¿Quién te tiene miedo?? Nos habían dicho muchas cosas acerca de La Paz, la mayoría se referían a ella como una ciudad desordenada y complicada. ¡Pero nuestra experiencia fue muy distinta!

PRIMERA PARADA: ORURO (o casi)

Ya curtidos en ciudades caóticas, emprendimos rumbo a La Paz. Al salir de la encantadora Sucre, nos dirigimos hacia Oruro. Llegando a la ciudad, decidimos no entrar e ir directamente al Balneario de Capachos, que se encuentra a 13 km. Se trata de un recinto cerrado con una piscina termal, donde por 5 bolivianos (un regalo), puedes quedarte en remojo un tiempo largo.

Llamas en el camino de Sucre a Oruro
Mujeres comprando en la plaza de Macha, pueblito donde hicimos noche antes de llegar a Oruro
Una escena que se repite a lo largo del altiplano, las personas lavan su ropa en pequeños riachuelos y luego la secan al sol

Sorprenden dos cosas en este lugar. La primera, es ver a la gente local usando la pileta como piscina olímpica, haciendo sus largos a una temperatura de más de 30°C y 3700 m de altura. Decir que nosotros dábamos dos brazadas y ya estábamos mareados.

La segunda, es la cantidad de personas que aprovechan para lavar montañas de ropa en los afloramientos de agua que surgen en las cercanías. Esto lo vimos en diferentes lugares del altiplano y nos induce a pensar que en muchas casas no debe haber agua caliente, o ni siquiera agua.

Esa noche, el cuidador del lugar nos permitió quedamos a dormir por 5 bolivianos en el estacionamiento de las termas. A la mañana siguiente, todo relajados, seguimos ruta.

LA LLEGADA A LA PAZ - ¿DONDE DORMIMOS CON EL CAMPER?

Antes de llegar propiamente a La Paz nos desviamos hacia la laguna de Achocalla. Tras una bajada bastante pronunciada llegamos a orillas de la laguna. Ahí, aprovechamos para comer un pollo asado en uno de los numerosos puestitos al costado del camino. Es una zona muy tranquila, donde van los recién casados y toda la comitiva a pasear en bote o comerse un helado.

Laguna de Achocalla, a las afueras de La Paz

La siguiente parada nos encantó: el Valle de la Luna (te lo detallamos más abajo). Recorrerlo nos llevó una hora y media, a ritmo muy tranquilo.

Ya estaba atardeciendo y aun no sabíamos donde pasaríamos la noche. En un pueblo esto no es mayor inconveniente, pero en ciudades de tal magnitud, es vital no esperar a la caída de la noche para encontrar un lugar seguro.

A unos 10 minutos del Valle de la Luna, al sur de La Paz, se encuentra un barrio llamado Irpavi. Allí se ubica la estación homónima, donde inicia (o termina) el recorrido del teleférico verde. Hay un centro comercial llamado Megacenter, y varias escuelas y destacamentos del ejército. Es un barrio muy moderno, con grandes edificios y parques muy cuidados. Entre el Mercado de Irpavi y la Plaza Miguel Grau, hay un pequeño estacionamiento libre donde pudimos quedarnos 3 noches. Al cuarto día, unas señoras del mercado nos pidieron amablemente que nos corriéramos hacia otra calle, ya que los camiones se habían quejado de que no podían descargar bien la mercadería. No fue mayor problema, en toda la zona las calles son amplias y seguras, así que nos movimos a una cuadra y nos aseguramos de ponernos delante de un paredón, donde no generáramos ninguna molestia a los vecinos.

¿CÓMO NOS MOVIMOS EN LA PAZ?

Irpavi fue nuestra base. Desde ahí tomamos el teleférico y sus combinaciones para llegar al centro de La Paz de manera rápida y entretenida.

Cada viaje cuesta 2.5 Bs y sin duda merece la pena. Además de ser barato, las cabinas son super cómodas y te permite tener una vista alucinante de la ciudad. Vale, lo confieso, yo (Esther) tengo vértigo y las primeras veces no pude mirar nada, pero una vez que me acostumbré, ¡no quería bajarme del cacharro!

Mi primer viaje en el teleférico, más seria que perro en bote...

En nuestro caso, combinamos la línea verde con la celeste para llegar lo más cerca posible del centro. En 35 minutos llegábamos a la estación El Prado, y desde ahí, a menos de 10 minutos caminando, ya estábamos en la Plaza Murillo (centro de la ciudad). La estación de Irpavi cuenta con un estacionamiento abierto de pago, donde se puede dejar el vehículo por tiempo ilimitado (conviene acordar el precio previamente con el personal de seguridad).

La estación de teleférico Irpavi, con el estacionamiento al fondo.

Es cierto que hay mucha gente circulando por la ciudad, tanto vehículos como peatones. Las aceras en algunos sectores están abarrotadas de puestos ambulantes y personas tratando de llegar a sus destinos. Uno tiene que tener paciencia y, sobre todo, muchísimo cuidado al cruzar las calles. Las trufis y los buses están por todas partes y se creen los amos del lugar. No respetan nada ni a nadie, y tienen la virtud de aparecer de golpe a toda velocidad…

Más allá de eso, caminar por el centro de La Paz es muy seguro. Hay policías en todas partes y los vendedores son muy respetuosos y no te atosigan. No tuvimos sensación de inseguridad en ningún momento, ni siquiera cuando nos alejamos hacia los miradores. La gente es tranquila y va a lo suyo, podrías ir vestido de marciano y ni te mirarían. Nos dijeron que en la zona del Alto la historia cambia, pero allí no fuimos.

A priori, cuando uno llega a La Paz, sorprende muchísimo el paisaje. Como telón de fondo destacan las montañas y el majestuoso Cerro Illimani, un nevado de 6438 msnm.

La Paz con el imponente nevado Illimani al fondo

Al acercar la mirada a la ciudad, quedas impactado con las miles y miles de casas de ladrillo sin revocar que surgen como setas por todas partes. No hay centímetro de cerro que no haya sido ocupado por una vivienda. Todas pegadas, sin respiro, como una alfombra infinita marrón que se fusiona con el color circundante. Lo más llamativo es el terreno sobre el que están edificadas. Son cárcavas con enormes grietas, y uno piensa que es imposible que eso se pueda sostener en el tiempo, que algún alud se las va a llevar puestas en cadena, como fichas de dominó. Pero ahí están desde hace años, conformando una marca de identidad en la postal de La Paz.

En conclusión, La Paz no tendrá el glamour de otras capitales, pero sin duda es una ciudad sorprendente para quien sepa apreciarla con todos sus contrastes.

EN ESTA GUÍA

QUÉ HACER EN LA PAZ

14 Cosas para hacer en La Paz

1. En el centro

Nosotros recorrimos todo lo que te mencionamos a continuación en 1 día

Recorrer la ciudad desde las alturas con el teleférico

La Paz posee la red de teleférico más larga del mundo. A través de varias líneas se pueden visitar distintos puntos de la ciudad de una manera rápida, cómoda y económica, y lo mejor de todo, disfrutando de unas vistas alucinantes de la ciudad y sus alrededores. El valor por tramo a agosto 2022 era de 2.5 Bs.

En cada cabina pueden viajar hasta 6 personas y sorprende lo limpio y cuidado que está, además el personal de las estaciones es super amable.

Red del Teleférico de La Paz - Fuente Wikipedia
Ir a la Plaza Murillo

Es la plaza principal de La Paz, en ella podemos encontrar algunos edificios históricos como el Palacio ejecutivo, el legislativo y la catedral Nuestra Señora de La Paz (1835). Debe su nombre al comandante Pedro Domingo Murillo, importante líder que participó de la independencia de Bolivia y fue ejecutado en esta plaza.

Es un lugar muy animado donde se entrecruzan los caminos de turistas y locales, en medio de puestos ambulantes. En una esquina hay un bello edificio colonial que alberga el Museo de Arte, y oculta en la plaza, podrán encontrar una placa que marca el Km 0 de la ciudad.

Cholitas en la Plaza Murillo

Bonus: Todos los días podrán ver un desfile militar, con música, donde se izan las banderas de la plaza a las 6 am y se sacan a las 18 hs

¿Sabías que La Paz no es la capital de Bolivia?

Después de la independencia de Bolivia, en 1825, se estableció Sucre como capital del nuevo país. Aquí se concentraban los 3 poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Al poco tiempo se inició una guerra civil entre conservadores (mayormente de Sucre) y liberales (mayormente de La Paz), la cual fue ganada por estos últimos. En aquel momento se decidió que los poderes Legislativo y Ejecutivo se establecerían en La Paz, dejándole solo el poder Judicial a Sucre. Es por ello que la Sede del Gobierno y el presidente se encuentran en La Paz, de ahí que se piense que esa sería la capital del país, pero como nunca se realizó el cambio de estatus, siguió quedando Sucre como capital constitucional.

Visitar el Mercado de Las Brujas

Famoso mercado que atrae más por la curiosidad que por las compras en sí. Más que un mercado propiamente dicho, se trata de una serie de calles con tiendas donde comprar los típicos souvenirs. Pero sin duda, lo más llamativo son los puestos donde venden los fetos de llamas y otras “yerbas” para hacer distintos rituales. La mayoría de los turistas solo miran curiosos y sacan fotos, pero los locales suelen acudir aquí para poder surtirse de todo lo necesario para sus ofrendas a la Pachamama.

Tienda en la calle de Las Brujas, con los llamativos fetos de llama colgando

Sinceramente, ver los fetos de llama colgando en los puestos no fue algo muy agradable para nosotros, pero entendemos que es parte de la cultura local. Por lo que pudimos averiguar, son animales que ya nacen muertos y se destinan a este fin.

La zona también es conocida por los “paraguas colgantes”, una calle donde los comerciantes han colgado una hilera de coloridos paraguas y otros objetos, que le dan una nota alegre y divertida al lugar.

La famosa calle de los paraguas colgantes, entre Linares y Sagarnaga
Caminar por la Calle Sagarnaga

Esta calle nace al costado de la Basílica de San Francisco. Es donde se concentran la mayoría de las agencias turísticas, hoteles y tiendas varias. Conduce a la calle de los Paraguas y al Mercado de las Brujas.

Inicio de la calle Sagarnaga
Admirar la Basílica de San Francisco

Este bello edificio destaca en medio del caos vehicular, como congelado en el tiempo. Delante tiene una gran plaza donde se congregan los paceños para manifestarse, hacer espectáculos o simplemente pasar un rato. Desde aquí se puede llegar caminando al Mercado de Las Brujas y a la calle Sagarnaga.

Basílica de San Francisco

Atención: Viniendo de la Plaza Murillo, hay que tener en cuenta que el Mercado de las Brujas, la calle Sagarnaga y la Basílica de San Francisco, se encuentran del otro lado de la avenida Mariscal Santa Cruz. La forma más fácil y segura de cruzar es a través de la Pasarela Pérez Velasco, que desemboca en el Mercado Lanza, donde es posible surtirse con distintos productos o comer en algún puestito.

Pasarela Pérez Velasco, conecta el centro de la ciudad con la zona del Mercado de las Brujas
Descubrir la Calle Jaén

Se trata de un pequeño y bonito callejón empedrado, con una misteriosa leyenda. Al parecer, ya desde la época colonial, se contaban extrañas historias de apariciones fantasmales (como la de la viuda descalza) y gritos desgarradores en mitad de la noche. Nadie quería pasar por ahí cuando caía el sol. En su desesperación, los vecinos colocaron una cruz verde al inicio de la calle para brindarles protección.

Ante la duda, nosotros la recorrimos de día y nos pareció muy pintoresca.

La pintoresca y misteriosa Calle Jaén

Hoy en día, sigue manteniendo su estilo colonial y podemos encontrar estos museos:

– Museo Costumbrista

– Museo de Metales Preciosos

– Museo Litoral Boliviano

– Casa de Pedro Domingo Murillo

– Museo de Instrumentos musicales

Contemplar las vistas desde los miradores

La Paz puede sorprender, para bien o para mal, en muchos aspectos, pero algo que nadie discute es lo impresionante del paisaje que la rodea. Y esto lo van a poder apreciar desde cualquiera de los miradores que tiene la ciudad.

A nosotros nos habían recomendado ir al Mirador de Killi Killi, no es de los más altos, pero queda cerca del centro y se puede llegar caminando. Las vistas son hermosas, tanto de la ciudad como del impresionante Cerro Illimani, el guardián de la ciudad.

El mirador Killi Killi se ubica en lo alto del cerro Santa Barbara y tiene una pequeña placita con un arco que perteneció a una casa colonial.

Mirador Killi Killi
Subir a El Alto

Una vez que estás in situ, entiendes bien eso de “El Alto”. La Paz se encuentra en un bajo rodeada de cerros escarpados, a lo largo de los cuales se han ido construyendo infinidad de casas que cubren hasta el último resquicio del terreno. Arriba de esas laderas, se extiende una planicie llenísima de casas también, que es conocido como el municipio de El Alto, tanto o más caótico que La Paz.

Como puntos interesantes destacan un par de miradores a los que se puede llegar en teleférico. También se ubica aquí el Aeropuerto.

La ciudad de La Paz, con El Alto al fondo.
2. Sector sur - Irpavi

La zona de Irpavi, donde hicimos base nosotros, es la más moderna de La Paz. Es un lindo lugar para caminar sin el estrés de los bocinazos y el tránsito del centro, y aprovechar a sentarse un rato en alguna de sus placitas.

Centro comercial Megacenter

En este sector se ubica el Megacenter, un shopping o centro comercial, que cuenta con tiendas, cine y restaurantes de todo tipo. No somos muy amantes de estos lugares en general, pero encontrar uno en Bolivia nos sorprendió y aprovechamos el gran supermercado que tiene para abastecernos de productos variados y a buen precio.

Parque Gimnasio de Achumani

También pudimos conocer el Parque Gimnasio de Achumani, un pulmón verde en la zona, que cuenta con una plaza llena de aparatos de gimnasia para ejercitarse y un lindo mirador.

La entrada cuesta 5 Bs y es un buen lugar para aislarse un rato del mundanal ruido.

Vistas desde el mirador del Parque Gimnasio de Achumani
3. Alrededores de La Paz
El Valle de La Luna

De lo más llamativo que visitamos en la zona, se encuentra a 10 km del centro de La Paz. Se trata de una serie de formaciones rocosas que han sido erosionadas por el viento y el agua, dando lugar a formas muy curiosas (recuerda un poco a la zona de Capadocia, en Turquía).

Parece que el nombre se lo puso el astronauta Neil Armstrong, cuando en una visita a La Paz, se sorprendió por la similitud del paisaje con nuestro satélite.

Es un paseo muy fácil de poco más de una hora y el costo es de 15 Bs para extranjeros.

El Valle de las Ánimas

Si te gusta hacer trekking y quieres alejarte unas horas del caos de La Paz, te recomendamos conocer este valle que se encuentra a unos 17 km del centro.

Debe su nombre a las curiosas formaciones que surgen a lo largo del camino. Algo parecido al Valle de la Luna, pero mucho más imponentes. ¡Algunas llegan a medir hasta 70 m de alto!

Hay varios caminos posibles, nosotros seguimos el que pensamos que es el valle principal.

Primero debes llegar al pueblo de Chasquipampa y tomar la avenida Circunvalación hasta el final. Nosotros dejamos el vehículo en la calle Arenal (también se puede llegar en los buses Pumakatari). El camino inicia ahí y va todo en subida leve y constante, al costado de un enorme cauce seco. En seguida te vas a encontrar con las imponentes formaciones rocosas, por momentos pareciera que estás en alguna escena del El Señor de los Anillos, jeje.

No hay punto de finalización del recorrido. Si tienes tiempo y ganas, puedes conectar con otros senderos que te permiten bajar por otro valle, sino, vuelves por el mismo camino.

Se llega casi a 4000 msnm, así que hay que ir muy despacio y disfrutar el recorrido sin prisa.

Ojo, ¡solo se puede acceder en época seca!

4. Actividades de aventura

 Si quieres sumar adrenalina en tu viaje a La Paz, opciones no te van a faltar. Las agencias de la calle Sagarnaga te ofrecen distintas posibilidades de aventura. Te tomarán 1 día o más.

Ascensos de alta montaña

De todos los ascensos a nevados de la zona, el más clásico es el Huayna Potosí (6096 msnm). Se realiza en 3 días generalmente, pero si estás en buena forma y aclimatado pueden ser solo 2.

¡Atención! las agencias te dirán que es el 6000 más accesible de Sudamérica y que llegan a su cumbre niños y ancianos…blablablá, como si subir un 6000 fuera un paseo por el parque… La realidad es muy distinta, si no tienes experiencia en alta montaña y sufres de vértigo, te recomendamos no hacerlo.

Si estás bien aclimatado y ya tienes experiencia en alta montaña, otras opciones más técnicas son el Illimani (6438msnm) o el Condoriri (5762 msnm).

Listos para ascender al Huayna Potosí
Ciclismo extremo en la Carretera de la Muerte

Una aventura con todas las letras por el lugar donde se realiza, no solo por el camino en sí, sino por la belleza de los paisajes de yunga que la rodea. La “carretera de la muerte” se hizo tristemente conocida por ser una de las más peligrosas del mundo, donde casi a diario se producían accidentes mortales. Es una ruta estrecha y con precipicios de cientos de metros de alto. No apto si sufres de vértigo.

Lo bueno es que, a día de hoy, ya no está tan activa y, aunque puedes cruzarte con algún vehículo de la zona, el tránsito general circula por otra ruta más segura. Así que puedes pedalear tranquilo, concentrándote solo en disfrutar esta experiencia extrema.

Las agencias te venden la salida de un día con la bici incluida. Te llevan hasta los 4.650 msnm y luego te lanzas cuesta abajo por 65 km de pura adrenalina, con un desnivel de 3500 m. Hay que asegurarse de que la bici esté en buenas condiciones y ,sobre todo, chequear los frenos. Una caída en bajada y a gran velocidad en esta ruta puede ser catastrófica

Ciclismo extremo en la Carretera de La Muerte. Imagen de Denomades.com

¿Cómo llegamos a La Paz desde Sucre?

Desde Sucre, es un recorrido de 556 km, con muy buen estado de las rutas. A partir de Oruro se terminan las curvas y contracurvas en zonas de gran altura en montaña.

INFORMACIÓN ÚTIL

Dónde dormir:

Dormimos gratis en la zona sur de la ciudad. Unas noches en el parking del Mercado Irpavi, junto a la plaza (donde hay un grifo algo oculto, para sacar agua) y otras noches a una cuadra de la plaza. Sitios muy tranquilos y seguros

Ver sitios donde dormir en Bolivia aquí

Dónde comer:

Hay numerosos restaurantes y puestos para almorzar o cenar, con presupuestos para todos los bolsillos. En nuestro caso, muchas veces nos resultaba más practico y rentable comprar menús por 10 Bs., que comprar comestibles y consumir el gas de la garrafa que traemos desde Argentina. En el Mercado Irpavi se pueden conseguir comestibles a buen precio y también hay un sector de comidas elaboradas.

Dónde estacionar:

Para recorrer la ciudad nos movimos en teleférico hasta el centro y desde allí, caminando.

El camper quedaba todo el día estacionado en el sitio donde dormimos en Irpavi.

Internet:

Nos funcionó perfectamente el Chip Claro Argentina y el chip Entel comprado en Bolivia.

 440 total views

Comparte el artículo

¿NOS INVITAS UN CAFECITO?

Si quieres apoyarnos para seguir creando contenidos y continuar cumpliendo nuestro sueño, invitarnos un cafecito ☕ es un gran aporte para nosotros!  Muchas Gracias!! 😀

Puedes hacerlo con MERCADOPAGO por medio de TARJETA DE DÉBITO / CREDITO, es rápido y simple!

Invitame un café en cafecito.app

También te podría interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Han visitado nuestro blog